El último año nos ha recordado la naturaleza, que los humanos somos vulnerables y la vida es demasiado corta para seguir cultivando odios y rencores.

Las últimas dos décadas de nuestra sociedad humana, hemos asistido a grandes acontecimientos de cambio que nos han enseñado a convertirnos en seres resilientes.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente frente al ultimo año y medio en el que percibimos que el sentimiento cotidiano es la angustia y el desastre. No hemos podido resolver dentro de nuestros hogares ese gran conflicto.

Aprender a manejar la angustia, es reconocer que hay muchos aspectos de nuestra vida que no dependen de nosotros exclusivamente y que hay batallas, que, aunque nos digan que son nuestras, no nos pertenecen. No estamos preparados para vivir con los puños cerrados. Como especie, nuestras manos deben estar siempre abiertas, creando, amando, brindando apoyo. Definitivamente, no empuñando. La única especie que puedo decir, que habita con los puños cerrados, es… ninguna.

Tendríamos que hacer oídos más bien, a darnos cuenta que el desconectarnos del optimismo y de la tranquilidad, nos saca el lado mas salvaje que los humanos que vivían en las cavernas no tenían opción de dejar de lado. Para ellos no había tranquilidad, y mucho menos optimismo. Eran solo momentos de supervivencia, de salir a cazar el alimento en grupos, de morirse mientras el grupo se trasladaba de caverna en caverna…  pero nosotros, no somos una sociedad que vive en las cavernas, a pesar de las restricciones de libre movilidad que tenemos hoy día.

En nuestros hogares están nuestros seres queridos, para inventarnos otro tipo de comunicación, no una relacionada con el deber ser y debes hacer: Comunicación tradicional en las casas es: Tienda la cama, lávese los dientes, recoja la ropa, limpie el baño… pero rara vez, una comunicación relacionada con la reflexión: que diferente sería por ejemplo: enséñame a tener la cama como lo haces tú… te habías preguntado hace cuanto los humanos necesitamos un colchón y cobijas par dormir? y comenzar una conversación histórica  que nos llevaría a sentarnos a la mesa y hablar de cómo nos gustaría cambiar algo nosotros mismos para ser mejores personas cuando todo esto, los desastres y las angustias reales pasen. Podríamos documentarnos y estudiar la historia de la humanidad en familia y sus diferentes momentos para no seguir repitiendo los mismos errores.

Pero estamos dejando perder tanto tiempo con mostrarnos impulsivos, arengando por todo, somos una sociedad que desconoce la constitución, que no entiende de solidaridad, de cuidar del otro, de generosidad.

Da vergüenza decirlo, pero de lo que mas me he dado cuenta cómo terapeuta el ultimo año, es que nos pasan tantas cosas negativas porque somos impulsivos e ignorantes. Porque queremos resolver todo levantando la voz, tirando un portazo, sacando la correa “porque aquí mando yo” cuando nadie quiere darse cuenta de que es el tiempo de cambiar de chip y empezar a relacionarnos desde la empatía, volvernos seres cívicos, amorosos, saber que también somos seres políticos porque sabemos gobernar dentro de nuestras casas. ¿Pero sabes que he escuchado? Que ese desastre que se escucha afuera con las instituciones, dentro de los hogares se vive igual o peor. Tengo casos de jóvenes adolescentes entre 19 a 26 años que están dentro de situación violenta en sus casas, porque su mamá y su papa no comprenden que para ellos el encierro no tendría que ser un asunto de deberes domésticos sino de tiempo de calidad y de diversión. Les prohíben estar conectados con sus amigos por internet hasta tarde, les prohíben cambiar los horarios de comida porque eso no se debe hacer, les exigen estar sonrientes cuando estas personas, que siempre les decimos, son nuestro futuro, tienen mucho miedo, no conocen algo llamado futuro y nosotros los más grandes, los mayorcitos de 40 deberíamos comprenderlos y darles mas fortalezas, esperanza, sabiduría.

No es la primera vez ni la última que estamos en situación de altísima incertidumbre y angustia, pero hay que recordar que la resolvimos y salimos adelante. Hablemos con nuestros adolescentes, nuestros niños, tratémoslos con paciencia, unión, y conexión, dejemos de prohibir y dar ordenes y encarguémonos de celebrar cualquier cosa cada día.

COPYRIGHT © 2021 Carolina Guzmán Sánchez
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.
Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo. 
  
Instagram: @psicologacarolinaguzman / Twitter: @CarolJAngel
Contacto: riquezahumana@gmail.com; Contacto: psicologaguzmansanchez@gmail.com 

#psicoterapiaonline #psicoterapia #ciberpsicologia #terapia #psicologia #terapiapareja #terapiaindividual #terapiaartistica #arteterapia

Desde muy pequeña, en mi casa nunca faltaban las enciclopedias, que por supuesto nadie leía y en cambio, para mi resultaban un mundo aparte.

Guzmán Sánchez publica su primera novela en Colombia

Las maneras de educar están cambiando así como la temporalidad para tener acceso a la información.

Al mejor estilo del Renacimiento en el que fue necesario renovar todos los campos conocidos del saber. Pasamos del geocentrismo al heliocentrismo, lo que hizo necesario el cambio en el método de organizar el aprendizaje. Se pasó de lo mero simbólico hacia lo científico. Hoy nuestra manera de aprender está avanzando hacia el camino del aprendizaje significativo y experiencial desde la digitalización del lenguaje. Cada cual aprende lo que quiere, desde el lugar en el que tenga acceso y llevarlo desde allí a compartirlo en comunidades globalizadas

Esta nueva manera de educar se le está conociendo como Educación Formativa (Formative Education) que profundiza en las dimensiones cognitivas e integra los procesos: emocional, intelectual, interpersonal, intrapersonal y espiritual, dentro de una filosofía de igualdad y diversidad que concede espacios de modalidades diferentes como continuar con la escolarización (lo tradicional, participando de un horario y espacios físicos específicos e inamovibles), educación e-learning (virtual y a distancia promovida por instituciones privadas usando plataformas específicas de aprendizaje y evaluación), educación en casa (homeschooling aprendizaje organizado desde la casa sin asistencia institucional) y hasta desescolarización (unschooling educándose con el medio ambiente adquiriendo teorización a partir de la lectura de textos de manera individual) Para esta última recomiendo una película protagonizada por Viggo Mortensen llamada “Captain Fantastic” no comparto la escena final ya que pierde veracidad la propuesta, sin embargo, se puede observar como una interesante promesa de amor filial y sobreprotección paterna.

En la educación formativa su objetivo es que el estudiante fabrique su propio conocimiento desde la escogencia de los saberes que le invitan su atención y concentración hasta descubrir formas nuevas de hacer las cosas pasando por la experimentación y quebrando el paradigma de la repetición y memorización que ha llevado a mantener cerebros con escaso pensamiento crítico con respecto a los órdenes y desordenes de la realidad social y comunitaria.

¿Qué está despertando este estilo de educación?

La posibilidad de formular pedagogías más eficaces y eficientes acordes con la digitalización del saber y el accesar al mismo, sin tener recaudo en esperar la siguiente clase con el profesor que dice en que página se encuentra la respuesta a la duda temática o sensitiva que está experimentando el aprendiz. Uno de los factores primordiales que la era digital ha desempeñado como protagonista es acortar la distancia temporal entre la pregunta y la respuesta o solución, además de ofrecer herramientas que permiten a cualquier persona en situación de aprendizaje construir su propio conocimiento con temas específicos para su edad mediante secuencias de contenidos.

Siguiendo esta nueva manera de pensar y vivir el conocimiento la francesa Noemi Paymal crea una herramienta educativa que prioriza la integración del ser desde la práctica experiencial instalándose desde la nueva realidad globalizada para co-crear en comunidades abiertas una nueva educación mundial integral, activa y con conciencia. A esta nueva modalidad le ha llamado Pedagooogia 3000 que se inscribe en atender las reales necesidades de nuestro Planeta y Sociedad, promoviendo la investigación científica  de manera flexible donde todos y todas aprendemos de todos en un “constante Aprendizaje-Aprendizaje Creativo” consciente del bienestar emocional comunitario más que una anatomía intelectual que justifique las acciones del más fuerte sobe los más débiles.

Una pedagogía que integra dentro de su fortalecimiento psico-emocional  las 13 Inteligencias Múltiples: las Inteligencias Lingüística, Lógico-matemática, Visual-espacial, Corporal-kinestética, Musical, Interpersonal, Intrapersonal, Naturista, Trascendente, Intuitiva o Energética, Emocional, Práctica y Co-Creadora.

Una visión futurista

A modo de simpática anécdota quiero recordarles que la toma de la Bastilla en época de revolución francesa en 1789, no solo buscaba derrocar a la Monarquía, también buscaba acabar con la miseria y pobrezas de los habitantes de una Francia adormecida por el brillo y apariencias desgastadas. Liberar a los grandes pensadores que fueron encerrados en la Bastilla era el llamado a re-pensar la realidad con un ojo crítico y responsabilizante de cada acción no medida, no evaluada y ejecutada. Así esta sucediendo con nuestra obsolescencia educativa que está presentando una necesidad de convergencia del saber. Continuar con la fragmentación o especialización del mismo, es buscar vivir con cabezas partidas que no piensan por sí mismas, sino que solo contienen la cuarta parte de la información total necesaria para componer la realidad social de nuestro actual sistema.


Mayor información:
e-mail: psicologaguzmansanchez@gmail.comriquezahumana@gmail.com

COPYRIGHT © 2019 Carolina Guzmán Sánchez
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.
Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo. 
Instagram: @psicologacarolinaguzman
Twitter: @CarolJAngel
Contacto: psicologaguzmansanchez@gmail.com
Contacto: riquezahumana@gmail.com;
#TerapiaPareja #FemeninoMasculino #Psicoterapia #Bogota #BuenosAires #PsicologosFelices #PacientesSatisfechos
A %d blogueros les gusta esto: